www.lajiguera.com

    Información Y Reservas: 669 55 06 55     E-Mail

Agenda de la Casa Rural La Jiguera       
 
Vista de Valencia de Alcántara

Flanqueado por los Parques Naturales de la Sierra de San Mamede (Portugal) y el Tajo Internacional y por la ZEPA de Sierra de San Pedro, el término municipal de Valencia de Alcántara es un auténtico paraíso para el turismo ornitológico y de naturaleza.

 

Entre los atractivos que la Villa ofrece al viajero destacan el barrio gótico, declarado en 1997 Bien de Interés Cultural con la categoría de Conjunto Histórico, la sinagoga de reciente restauración, el castillo fortaleza y las iglesias de Rocamador y Nuestra Señora de la Encarnación.

 

Que estas tierras estuvieron pobladas desde los albores de la humanidad lo atestiguan los más de 40 dólmenes, en diferente estado de conservación, repartidos por el término municipal y cuya importancia fue reconocida con la declaración de Bien Cultural  con la categoría de Zona Arqueológica.

 

La Villa conserva restos romanos como el acueducto de La Barca, la fuente de Monroy y el Puente de Piedra. Del paso de los árabes quedan algunos topónimos como “La Aceña” (aldea de la Campiña) o la calle “Mezquita” (que pudiera hacer alusión al lugar donde se ubicaba este edificio religioso).Dolmen El Anta de la Marquesa en la Aceña de la Borrega

 

De la Edad Media se conserva parte de la muralla y del castillo (en cuyo recinto se ubica actualmente el Nuevo Centro del Conocimiento y la Biblioteca Municipal).

 

En la actualidad Valencia de Alcántara es una localidad moderna que cuenta con todo tipo de servicios y con una amplia implantación del sector terciario.

 

Probablemente su mayor atractivo sea "La Campiña", un grupo de pequeñas aldeas diseminadas por el término municipal y que aún conservan el espíritu de lo auténtico.

 

Su cercanía a la frontera con Portugal hace prácticamente inevitable que el viajero se adentre en el país vecino, el país del fado y la saudade y que en esta zona cuenta con dos localidades de exquisita belleza: Castelo de Vide, con una magnífica judería y Marvao, con un castillo medieval en perfecto estado de conservación y situado sobre una afloración rocosa desde el que se divisa un extenso paisaje, tanto que el nobel portugués José Saramago escribía en su “Viagem a Portugal”: De Marvão vê-se a terra toda (...).Compreende-se que neste lugar do alto da torre de menagem do castelo de Marvão, o viajante murmure respeitosamente: "Que grande é o mundo". 

 

MarvaoComo curiosidad debe saber el viajero que Marvao fué fundado, al igual que Badajoz por Ibn Marwan, un sublevado emeritense contra el poder omeya.

 

Probablemente las subidas y bajadas por las calles de Marvao haya abierto el apetito del viajero que, de regreso a España podrá hacer un alto en el camino parando en Portagem, una pequeña localidad junto al río Sever donde podrá degustar los platos típicos de la cocina lusa: arroz de marisco, cocido a la alentejana y sobre todo cualquiera de las innumerables formas de cocinar el bacalao, a la brasa, dourado, con nata .....

 

Los caldos de la zona suelen ser vinos con carácter, espesos, aunque de aconsejar alguno, es preciso decantarse por el “vinho verde”  cuyo nombre no se debe al color del mismo puesto que es un vino blanco sino, probablemente, a su carácter de vino joven, inmaduro, ligeramente gasificado.  Mención aparte merecen los vinos del Douro o de Porto, de reconocido prestigio internacional.

 

También es amplia la oferta para los postres (sobremesa para nuestros vecinos lusos), serradura, semifrio, arroz doce y diferentes clases de bizcochos  y tartas.

 

A este lado de la raya el tema gastronómico es igualmente atractivo: platos de caza, de carne de cerdo como la prueba, el buche, de carne de cabrito como las mondongas, frites de cabrito o cordero, sopas de tomate, patatas o coles. Postres como los repápalos y repostería como los fritos de boda, bollos de pascua ...

 

Las diferentes rutas de senderismo por los caseríos de La Campiña, las señalizadas para visitar los dólmenes y las del contrabando ayuda a configurar una oferta de ocio que, harán de su estancia entre nosotros motivo de futura melancolía.


 
   

© 2008. Casa Rural La Jiguera. Todos los derechos Reservados. Diseño y Desarrollo: J.Chero